Resveratrol

by Fisio | 23/09/2009 16:09

El principal interés en el resveratrol es su capacidad para inducir ciertos tipos de células a la muerte, así como reducir la inflamación y los efectos cardioprotectores. La forma más estable es el isómero trans-resveratrol, pero como ocurre con otros nutrientes (ya hablaremos de la cúrcuma, francamente interesante) la biodisponibilidad se ve limitada por la glucuronidación y sulfatación que ocurren en intestino e hígado, que lo convierten en formas conjugadas menos activas y que hacen que el resveratrol encontrado en plasma sea en escasa cantidad.

Hay que tener en cuenta que un nutriente puede inducir la apoptosis de algunas células, y sin embargo, inducir la proliferación de otro tipo de células. Incluso dicho nutriente, a una dosis puede actuar como inhibidor y a dosis mayores como proliferador.

Un estudio observó como el resveratrol provoca, con ciertas dosis proliferación celular, y con otras dosis inhibición celular (Resveratrol enhances proliferation and osteoblastic differentiation in human mesenchymal stem cells via ER-dependent ERK1/2 activation).

Otro estudio en ratas (Prepubertal resveratrol exposure accelerates N-methyl-N-nitrosourea-induced mammary carcinoma in female Sprague-Dawley rats), mostró el resveratrol como pro-carcinogénico. Sin embargo, en general, el resveratrol es un bloqueador de factores de transcripción (NFkappaB) y antiinflamatorio (COX…).

La soja es un alimento asociado en estudios sobre mujeres asiáticas a una disminución del riego de cáncer de mama. Sin embargo, los suplementos concentrados de isoflavonas de soja se asociaron precisamente con una mayor incidencia de cáncer de mama en algunos estudios. Así que probablemente, para el cáncer de mama, un poco de soja en la dieta es generalmente positivo, y una gran cantidad de isoflavonas puede ejercer un efecto pernicioso. Por lo que no es tan fácil como meter algo en cápsulas y tomarlas (que aunque las compañías de suplementos siempre digan que no existen,si existen).

El licopeno del tomate, en cultivo de células PC3 de cáncer de próstata, inhibe el crecimiento en más de un 50%, pero el mismo extracto de tomate en células AGS de cáncer de colon aumenta la proliferación en un 20% sobre el grupo de control.

Y que ocurra todo esto in vitro, no puede extrapolarse a lo que sucederá in vivo. Costumbre de las revistas para sacar de contexto estudios, y atribuir propiedades (anticancerígeno) por un solo estudio hecho en un cultivo con un solo tipo de célula cancerígena.

La multiplicidad de interacciones con el organismo hace imposible saber los efectos sistémicos del resveratrol. En un futuro tendremos estudios de cohortes prospectivos, pero de momento sólo tenemos datos observacionales retrospectivos de la “paradoja francesa”. Y se basa en consumidores moderados de vino (con sus múltiples nutrientes en conjunto), no de suplementos de resveratrol hiperconcentrados.

A dia de hoy, no hay un solo estudio sobre la biodisponibilidad en humanos, o sobre la dosis óptima o efectos adversos de la suplementación a largo plazo, mucho menos con dosis concentradas. Solo sabemos el efecto cardioprotector del resveratrol del vino, en conjunto con el resto de polifenoles y el alcohol que contiene que también tiene efecto cardioprotector. Hay también estudios que muestran una reducción de los radicales libres tras consumir mosto. Pero no hay ningún ensayo clínico con el compuesto puro. Aunque el potencial es enorme, lo dicho con los suplementos concentrados de isoflavonas de soja, que también eran de gran interés en el cáncer de mama, también “estaban respaldados por numerosos ensayos clínicos” y sin embargo algunos estudios encontraron un incremento precisamente en el cáncer de mama, y actualmente, versan estudios contradictorios a pesar de todo lo que está escrito sobre la soja en humanos, que es mucho más que sobre el resveratrol.

Source URL: http://www.muscleblog.es/2009/09/resveratrol-1/