Historia de la Salud Pública en España

Foro general ciencia, medicina, nutrición, salud pública, política

Moderador: Fisio

Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 04:09

Historia de la Salud Pública en España.

Una mentira recurrente de los médicos es que la esperanza de vida ha mejorado fundamentalmente gracias a la medicina moderna. Aqui tenéis parte de la historia.
Carlos Ronquillo Morer (1838-c.1900), un médico barcelonés de firmes convicciones democráticas y republicanas, se quejó de que se aumentaran los volúmenes permitidos para la edificación, mientras que se dejaban sin resolver el suministro de agua y el alcantarillado. Al ser destituido, Ronquillo resumió su experiencia diciendo que la subordinación al mercado «es y será siempre el mayor enemigo de la higiene»
Las condiciones de salubridad de nuestras ciudades dejaban mucho que desear, no siendo mejores las del campo (Galiana, Bernabeu, 2006). El sistema de saneamiento de Barcelona, construido entre 1885 y 1893, sufría una crónica falta de agua en 1913 que impedía su correcto fluir. En Sevilla, en 1901, el conflicto entre la Liga de Propietarios y el Ayuntamiento estuvo a punto de impedir la construcción del nuevo alcantarillado en el casco antiguo de la ciudad. Una encuesta de la Academia de Higiene de Cataluña, realizada en 1903-1906, atribuyó la principal causa de morbimortalidad a la ausencia de alcantarillado en el 70% de los municipios y a la escasez e insalubridad del agua potable en el 49%
En 1917, un tercio de los municipios españoles carecía de agua potable

En 1919, otra investigación, esta del ingeniero Membrillera, subrayó, como punto central del problema sanitario de España, la generalizada deficiencia en cuanto a las conducciones de agua potable, la escasez de limpieza urbana y las graves carencias en alcantarillado. El Ayuntamiento de Madrid prohibió el uso de pozos negros en 1922, pero siete años después se contabilizaron no menos de 240 fosas sépticas y 981 pozos negros
La incorporación de procedimientos para cloración de las aguas se inició en 1920 (para servir al Hospital Clínico de Barcelona) y a partir de 1925 para servicio urbano,
Entre los siglos XIV y XVI los «morberos», cuya obligación básica consistiría en impedir el desembarco de personas o mercaderías antes de que los jurados hubiesen examinado la documentación o «patente» del buque y otorgado el permiso. Inspeccionaban las mercancias y a los pasajeros.
derivar aquellos barcos contra los que se decretara su incomunicación cuarentena- ria antes de poder acceder a su destino. Durante ese tiempo su mercancía debía estar sometida a expurgo y saneamiento
los cambios en la realidad urbana acometidos entre 1750 y 1814 aparecen fuertemente imbuidos de consideraciones de salubridad. Hermosura, sí, pero también comodidad y policía fueron los principios a que se sometió la reforma de los territorios y la ordenación y cambio de los espacios urbanos. Dentro del concepto de política médica, como sabemos, se incluían las consideraciones higiénicas: las modificaciones de la ciu- dad antigua incluyeron medidas de saneamiento —construcción de alcantarillado— y de limpieza, iluminación y empedrado de las calles, en lo que la Instrucción confeccionada por Sabatini (1761) para Madrid sirvió acaso como modelo para lo acordado también en Salamanca, Burgos, Valladolid, Albacete o Málaga. Asimismo, la promulgación de normas que regularon la altura de las viviendas en función del ancho de las calles (ordenanzas de Barcelona, Cádiz, Santander) y la reubicación de cementerios, prisiones, hospitales, mataderos y otros centros fabriles son muestra del proyecto higiénico ilustrado.

La salud laboral, que en España se inició a partir de las observaciones de médicos de las Reales Minas de Almadén, marineros y prostitutas.
El razonamiento preventivo que sustentaba los análisis higiénicos sobre el medio urbano comprendía tres conceptos: el aire como vehículo de salud y de enfermedad, el hacinamiento como causa determinante de la corrupción aérea, y la correlación físicomoral, que haría indistinguible la enfermedad de la depravación. De tales convicciones partía el postulado de aumentar el espacio libre entre viviendas y el tamaño de los patios, multiplicar las plazas y grandes paseos arbolados y favorecer cuanto se pudiera la dispersión poblacional.
Las reformas higiénicas de las ciudades en realidad sólo se dirigían a la población burguesa (aunque, como hemos visto, ni siquiera se siguieron al pie de la letra), ya que el crecimiento urbano se produjo a través de aluviones de emigrantes, hacinados en determinados barrios donde subsistieron todas la penalidades del catálogo ambientalista, a saber, hacinamiento, mala calidad del aire y falta de luz.
Un médico municipal escribía al consistorio de Granada en 1883 sobre el origen de las epidemias, diciendo: «Hoy, [...] la explicación existe; dirijamos nuestra mirada a los barrios extremos de la población y veremos calles estrechas sin ventilación y sin sol, donde las inmundicias tiradas sufren una descomposición pútrida que inficciona la atmósfera».
Su interpretación de la sobremortalidad en relación con la contaminación del subsuelo y los defectos de la vida urbana exigía que los poderes públicos, interesados en la preservación e incremento de la riqueza na- cional, interviniesen para conseguir un saneamiento completo y el desarrollo de planes higiénicos de reforma urbana. Esta era la vía teórica por la que la higiene se convertía en política
Los médicos fueron reemplazados por ingenieros y arquitectos, auténticos agentes de la higiene urbana. Así, en los planes de reforma urbanística conducentes a la construcción de la Gran Vía de Madrid, a principios del siglo XX, la motivación salubrista desempeñaba un señalado papel justificador

La tuberculosis se consideró, de hecho, como la «enfermedad social» por excelencia (Molero Mesa, 1987). Su alta morbilidad y mortalidad específica, su vinculación con la mala alimentación, los alojamientos insalubres y la usura del trabajo, así como las consecuencias debilitantes de la misma
La aparición de la bacteriología en el último tercio del siglo XIX, una vez que comenzó a proporcionar remedios biológicos a través de vacunas como la de la rabia (1885) y sueros como el antidiftérico (1894), reforzó los postulados científico-naturales de la higiene pública frente a los sociales
cambio de objetivos, desde el medio al individuo, configurándose una medicina preventiva (en la medida en que sus intervenciones podían realizarse sobre personas aisladas y en la consulta del médico). La visión individualista de las enfermedades, sin embargo, ha de ser considerada más como consecuencia de una ideología política, que no de la teoría científica, pues una parte considerable del rechazo a los supuestos ambientalistas radicaba en la oposición a una intervención profesional a través del Estado y la defensa del ejercicio liberal.

La primera vacunación (viruela) en territorio peninsular se produjo en diciembre de 1800, en Puigcerdá; en Madrid se vacunó a partir de mayo de 1801 y en Bilbao en agosto. En el primer año se vacunaron más de siete mil personas, y entre 1801 y 1815 se contabilizaron más de 15.000.

La forma de extensión del cólera resulta paradigmática de la mundialización comercial y militar no podría explicarse sin el concurso de la aparición y generalización de medios de transporte rápidos, gracias a la máquina de vapor, y el establecimiento de redes regulares de transporte y de comercio conectando los continentes.

Una evaluación reciente (Bornside, 1981) indica que la vacuna tuvo efectos beneficiosos a gran escala, pues comparando las estadísticas en los lugares donde se aplicó la vacuna, la mortalidad entre los no inoculados al- canzó el 43,6%, mientras q ue entre los inmunizados una sola vez fue del 26,9%.
Cálculos posteriores de Marcelino Pascua mostraron que la mortalidad palúdica en el conjunto de provincias sin capitales (la mor talidad más rural) era alrededor de tres veces superior a la de las capitales de provincia
En 1837, se obligó a que los párrocos incorporaran la causa de la muerte en sus libros de di- funt os y, en 1841, en algunas capitales de provincia se establecieron tribunales de registro civil. Completa jurisdicción sobre los cementerios se adjudicó a los ayuntamientos en 1863, mientras que la extensión nacional del Registro Civil debió esperar hasta 1871. No obstante, hasta 1877, y salvando la contabilidad funeraria en momentos de epidemia colérica, no parece haber cabida para métodos numéricos en la medicina española más que como estadística hospitalaria.
El primero, en el congreso médico que acompañó la Exposición Universal de 1888, señaló a la «malaria urbana» (esto es, la determinación de lugar) como responsable de la alta mortalidad y señaló la diferente «vida media» en función de la clase social, oscilando desde los 36,47 años que calculó para los ricos a los 23,55 de la clase jornalera
Méndez Álvaro (1874), en opinión del cual la higiene no podía solucionar de forma definitiva los problemas sanitarios, ya que «la pobreza [que es la causa última de la ignoran- cia y de la muert e] no puede desaparecer». La intervención debía dirigirse hacia la transformación de los comportamientos de los pobres,
No me toques el chiringuito Marcelino
Marcelino Pascua, el médico especializado en estadística con beca de la Fundación Rockefeller, que fue también diputado socialista, embajador de la República espa- ñola, exiliado tras la Guerra Civil y jefe de la sección estadística de la OMS (1948- 1957). Pascua fue el primer Director General de Sanidad republicano y el que más tiempo estuvo en el cargo (de abril 1931 hasta abril 1933). Se ha calificado su empeño de «utopía sanitaria» (Bernabeu Mestre, 2000) pues se propuso una refor- ma en profundidad del medio rural dando prioridad a la introducción de la higiene pública y la medicina preventiva —lo que le indispuso con las agrupaciones médicas, en particular la Asociación de Médicos Titulares, que pedían ser las dianas benefi- ciadas por la acción del gobierno.
Rasgos propios de esta etapa son el repunte epidémico de posguerra, en los años cuarenta, en que todos los indicadores sanitarios se desplomaron, como consecuencia de la penuria y la desorganización efecto de la Guerra Civil
Al finalizar la Guerra Civil el patrón epidemiológico estaba dominado por las enfer- medades infectocontagiosas, tant o en la morbilidad como en la mortalidad, distin- guiendo una situación coyuntural y otra estructural. Lo co yuntural fue, en primer lugar, la reemergencia del paludismo, la viruela, la dif- teria, el tifus ex ant emático, el incremento de la mortalidad infantil, la tuberculosis o la fiebre tifoidea, en relación con el deterioro de las condiciones de vida que afectó especialmente a las clases trabajadoras y que se manifestó por carencias alimenticias (Barona, Perdiguer o, 2008) y déficit de la vivienda
Esto es como África actualmente: el problema no es la falta de agua potable ni la desnutrición, ni focos de agua estancada, etc. Las infecciones son reducidas por la propaganda mercenaria a médicos y vacunas
Así lo reveló el estudio sobre nutrición emprendido con ayuda de la Fundación Rockefeller en Madrid (Del Cura, Huertas, 2007). El hambre producto de la guerra se acompañó de la extensión de la pelagra, con decenas de miles de casos, si bien las mayores consecuencias de la deficiencia alimenticia no radicaron en avitaminosis, una consecuencia benigna del hambre, sino en su relación con la tuberculosis, según estudios demográficos
En algunas provincias se produjeron bro- t es de latirismo producto de la monot onía die tética a base de harina de almortas.
el patrón epidemiológico se caracterizaba por una esperanza de vida al nacer indicativa de la elevada mortalidad infecciosa, especialmente infantil y temprana, y una morbilidad infecciosa relacionada con la transmisión hídrica, relacionada con la precaria situación urbana
El avance de la polio, aquí la vacuna fue claramente exitosa sin paliativos
La extensión de la polio dio pie a campañas masivas de vacunación, a partir de 1955 con la vacuna de tipo Salk (des-
de 1963 en adelante con la Sabin) más efectiva. El recurso masivo a la vacunación se convirtió en el instrumento predilecto de la intervención sanitaria preventiva.
Tuberculosis: condiciones de vida antes que problema médico
En 1950 la tuberculosis era la segunda causa de defunción y suponía casi un 10% del total de las muertes en España. Su exacerbación
dentro de la crisis de posguerra permite verificar empíricamente la tesis de que se trataba de una enfermedad ligada con la mala alimentación y la degradación de las condiciones de vida


Cólera: condiciones de vida antes que problema médico
se sufrieron las epidemias de cólera de los años 1971 (Aragón, Cataluña y País Valenciano), 1975 (Galicia) y 1979 (Málaga) relacionada con los ver tidos no controlados de las aguas residuales de las grandes ciudades
Enfermedad como problema político
La guerra generó, igualmente, grandes carencias en equipos de investigación, destruyó el Instituto Nacional de Higiene (en primera línea del frente durante el asedio de Madrid), produjo la muerte y el exilio a un determinado número de profesionales mientras que unos vieron truncadas, y otros espoleadas, sus carreras de forma inesperada. Se calcula que el proceso de depuración política afectó a un 25% del personal sanitario funcionario
existencia de una «ideología medicalizada» arraigada en la población. El «sistema médico» se autopercibe en contra del «sistema sanitario», lo que conlleva la tendencia a la desaparición de los objetivos de salud pública de base organizativa mucho menos poderosa
La salud de la población reducida a la compraventa de productos empresariales.
detrimento de la fortaleza de los poderes públicos frente a sus interlocutores empresariales, nacionales o transnacionales —industrias químicas, ali- menticias, etc.— y, por supuesto, las firmas proveedoras farmacéuticas y tecnosanitarias
Reducir el descenso de la mortalidad y las enfermedades infecciosas a las vacunas, sin negar su contribución, solo responde a la ignorancia y la mala fé de los mercenarios de la medicina. Los médicos atribuyen la reducción de la mortalidad derivada principalmente de las mejoras de las condiciones de vida a los avances de la medicina. Ignorantes aplauden.



http://www.ugr.es/~erodrig/EASP_NuevaSa ... storia.pdf
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 04:33

Imagen




Análisis de la mortalidad infantil durante un siglo 1860-1960 en España. Causas:

- Madres que ordeñan a una cabra o ponen estiercol y sin lavarse le dan la teta o comida al bebé

- Agua no potable

- Viviendas sin ventilación, hacinamiento, insalubridad

- Falta de alcantarillado y salida de heces

- Lagunas y pantanos focos de mosquitos, etc

- Pobre nutrición, falta de alimentos

- Destete temprano (ausencia de factores inmunológicos de la madre)

- Frio en el hogar, poco cuidado materno

- Analfabetismo

- Falta de cualquier recurso en medios rurales

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q ... wsdq10trem
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 18:51

A los médicos , mercaderes tecnobiológicos y farmacéuticos de toda clase cuyo salario y posición sociopolítica depende de engañar a la gente no les gusta muscleblog.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 19:06

Sale una cuestión interesante que me ronda la cabeza de vez en cuando con aquello de "la sanidad debe ser gratuita".

- En primer lugar, el discurso de la "sanidad gratuita" lo utilizan los médicos, industria y políticos como eufemismo para tapar el objetivo real que es la compraventa de productos biomédicos. Lo que quieren es "medicina gratuita". Un generoso presupuesto público sacado del bolsillo de los españoles que se reparten entre ellos. Ni sanidad, ni salud. La gente se cree el discurso empático y bonito del "such thing as a free lunch".

- Pero aparte de la voluntad de engañar a la población confundiendo salud y consumo de productos médicos, sale otra pregunta interesante. Si todo el mundo ve evidente que la "sanidad debe ser gratuita", ¿por qué no deben ser gratuitos los alimentos o la vivienda? ¿Acaso son menos fundamentales para la salud? ¿Acaso hacerse chequeos de colesterol y la vacuna del VPH es una necesidad de salud más básica que comer y tener un techo? ¿Lo dice quién? ¿Pediatras?
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 19:50

Winslow, 1920, Science hablando del gradiente socioeconomico.


La enfermedad y la mortalidad es un producto del poder adquisitivo en primer lugar.

Imagen

Tuberculosis. Cuidado, educación e higiene básica antes que medicina.

Imagen

http://science.sciencemag.org/content/51/1306/23


100 años después, los médicos siguen en la ignorancia.
ZeRaTuL
Mensajes: 2512
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mié, 12 Dic 2018, 21:23

Opino (aunque tengo que darle un par de vueltas) que los sides de medicalizar / de despertar la medicalización van bien cuando se invocan cuando no tienes nada (por ejemplo en España ya no sale a cuenta medicalizar muchas áreas biológicas o darle alas a presuntas campañas de prevención). En África si dejarse medicalizar es que la gente extractiva les potabilice las aguas, erradiquen el dengue etc... pues vale y cuando eso ya esté que saquen las escobas y que echen a golpes a toda la gente que quiera hacerles "recomendaciones dietéticas" y guiarles en la "higiene del sueño" y "postural" etc... al igual que alguien con fibromialgia necesita la tiranía del diagnóstico médico porque de allí va a depender su baja permanente por invalidez y tener un sueldo mínimo para vivir de forma semi-digna. Dado que no va a canviar el "chequear" vía la_medicina_100tífika las subjetivaciones de las personas el único remedio es leer y saber cuándo vas a necesitar la atención médica y (sobre todo) cuándo no.

A la gente sin techo que se muere de hambre y frío les iría bien que Pfizer les medicalizara el hipotálamo o alguna hormona si se dedicaran a dar casa y comida junto a un "estimulador sensorial" (insertad aquí cualquier gilipollez biotecnotrónica basada en I+D) para mejorar su cognición a medio-largo plazo. Como la única opción que te dan es risperidona en urgencias y "vuelta a la calle":
https://colectivosilesia.net/2018/11/21 ... mueres-tu/

Mejor no medicalizar porque no da ningún beneficio (la iatrogenia resulta directamente desde el segundo uno de entrar en el sistema nacional de salud. Por ejemplo estigmatización por oler mal o que piensen que le das al alcohol porque eres débil y te mereces tu situación etc...). La cosa es simple de conceptualizar y difícil de calcular: cuando te salga beneficioso caer en el campo biomédico entra pero SIEMPRE con fecha de caducidad. Entrar sin plan previo es suicidarte.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6735
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 12 Dic 2018, 22:35

ZeRaTuL escribió:Opino (aunque tengo que darle un par de vueltas) que los sides de medicalizar / de despertar la medicalización van bien cuando se invocan cuando no tienes nada (por ejemplo en España ya no sale a cuenta medicalizar muchas áreas biológicas o darle alas a presuntas campañas de prevención). En África si dejarse medicalizar es que la gente extractiva les potabilice las aguas, erradiquen el dengue etc...
Eso mismo pensé sobre Rockefeller financiando la medicina en España. Por eso no he escrito nada sobre ello hasta que no tenga tiempo a leerme bien la hostoria de Rockefeller, la AMA, etc. El problema es que al centrar la atención en la "medicina humanitaria" se eclipsen las principales necesidades de salud que siguen siendo saneamiento, higiene, agua potable y nutrición. Tengo que darle una vuelta yo también. Ver que estamos haciendo allí. Ya sabemos los antecedentes de las donaciones occidentales, un arma de destrucción y distracción masiva que ha logrado que la gente no entienda nada de lo que sucede en África y crea que si. Lean a Collier, Moyo et al.
ZeRaTuL
Mensajes: 2512
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mié, 26 Dic 2018, 19:11

Perdona por toquetearte el hilo principal pero viene en relación con lo que comentábamos:
https://theconversation.com/its-despair ... ide-108497
  • … in too many cases, the causes of suicide for Aboriginal and Torres Strait Islander peoples is not mental illness, but despair caused by the history of dispossession combined with the social and economic conditions in which Aboriginal and Torres Strait Islander peoples live.
"[...] The medicalisation of suicide may have distracted us from the fact that suicide is a complex social phenomenon, deeply embedded in culture and history."

"[...] While a history of mental illness diagnosis remains an important risk factor, it can sometimes overshadow other factors. There are specific cultural, historical, and political considerations that heavily influence the high rates of suicide among Aboriginal and Torres Strait Islander people.

Other factors include social isolation, unemployment, poverty, family conflict, incarceration, hopelessness, childhood abuse, and homelessness.

The importance of these factors, particularly for people living in remote and very remote communities, must be considered in the context of other crucial elements such as a history of dispossession and transgenerational trauma.

Transgenerational trauma refers to the transfer of the impacts of historical trauma and grief to successive generations. For instance, the trauma can be transmitted from one generation to the next through cycles of family violence. These multiple layers of trauma can have a cumulative effect and increase the risk of destructive behaviours including suicide.
"

Puede interesar más o menos dejarte medicalizar para que te atiendan con algo médico (recursos, personal, fármacos...) pero si el perímetro crece escalan sus efectos adversos (iatrogenia social). Por ejemplo la neurobioexplicación del suicidio. Esa gente (como siempre hacemos la coña por aquí) no se suicida por déficit de serotonina. Normalmente el bioreduccionismo individualista <tapa> las causas de las causas a nivel comunitario y cosas "de poder" (este motivo es muy sociológico y desgastado pero creo que en ciertas situaciones es correcto usarlo).
Edipo
Mensajes: 106
Registrado: Vie, 18 Dic 2015, 23:52

Mié, 26 Dic 2018, 20:49

justo el Dr Sirera, historiador y tuitero con pocos pelos en la lengua ha entrado en guerra con los escépticos por el tema con el que se abre el hilo.

https://twitter.com/DrSirera/status/1077891855860285440

No voy a pronunciarme porque a los escépticos no puedo ni verlos, supongo que las afirmaciones de Sirera se pueden matizar, e incluso se podría usar un lenguaje más persuasivo pero estoy de acuerdo en bastantes puntos.
ZeRaTuL
Mensajes: 2512
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mié, 26 Dic 2018, 21:17

Como todos los debates (tengo por norma más o menos reciente no involucrarme en tomas-y-dacas que escalan con interacciones exteriores con memes y apoyos intra-grupo) el problema ha sido semántico (por el vistazo rápido que le he dado).

Sirera => vacunas y cosas "de laboratorio" no han causado la <principal> (importante en su argumento) reducción de mortalidad https://twitter.com/DrSirera/status/1076789720796020736 (pero no dice que no hayan tenido ninguna relevancia). Él ya dice que eso son medidas de salud pública y que no "van aparte de la ciencia" (una potabilizadora de agua necesita de una de comprensión científica de la hostia https://twitter.com/galthanas00/status/ ... 8768026625 ) pero que no salieron de cosas de placas petri "hail I+D" y tal. Dice "científicos aislados en su laboratorio" no es despectivo, lo dice porque => https://twitter.com/DrSirera/status/1077891867981856768 (tiene todo el sentido del mundo lo de remarcar que "se hizo en un laboratorio aislado de las interacciones políticas" porque si la salud pública se establece a nivel político y encima SIN evidencia y CON una teoría miasmática incorrecta es muy muy muy chungo decir que la ciencia causó la reducción de mortalidad de la potabilización de las aguas fuera de la comprensión ingenieril del proceso de potabilización pero parece que lo_bueno tienes que decir que fue la_ciencia o prepárate para recibir)

Le dicen que fue John Snow y su ciencia epidemiológica y la hipótesis del cólera y de la agua potable contaminada pero sus "contrincantes intelectuales" (creencia en el miasma) fueron los que hicieron avanzar la medida => https://twitter.com/DrSirera/status/1076799614693621760

La mayoría de críticas son hombres de paja => https://twitter.com/FBpsy/status/1076796573290557441
La Camarrada (iniciadora turba) dice que Sirera niega cosas que no niega => https://twitter.com/JavierTraite/status ... 0914344961
"Tiene que admitir aún dándole la razón que las políticas sanitarias son ciencia" => https://twitter.com/NGC5189/status/1076793492196737024 (todo es ciencia. Parece una religión xD. Todo deviene de la ciencia. El mecanismo de origen e iniciador de todo y todos)
https://twitter.com/julitronchi/status/ ... 8761743361 => seguramente el tweet más epistémicamente peligroso de todos "De hecho ciertas medidas de higiene fueron denostadas hasta que se demostró científicamente su conveniencia. Dice que las políticas de salud pública tuvieron el aprobado / seal of acceptance después de que la ciencia le diera el check

Sirera tendrá "poco tacto" con las contestaciones pero la gente que le arremete tampoco va sobrada de ello y las dos partes radicalizan sus posturas extremizándolas y tratando a la otra persona de imbécil (las dos partes tienen parte de razón y ya digo, el desacuerdo es semántico y para nada intelectual. Lo que los dos bandos quieren decir que SU martillo causó que el clavo se CLAVARA bien y salvara vidas).

Es el típico ejemplo que a la gente le da igual las vidas salvadas (tanto cuantitativamente como cualitativamente). "Quiero que digas que la ciencia lo puede todo o no te dejaremos poder nada". Ese es el discurso. Repito, ambas partes mejorable toda su puesta en escena. Pero twitter no sirve para aprender ni hacer compartición de conocimientos ni para intercambiar cosas de forma altruista.
Responder