Biblioteca Muscleblog (revisión de libros)

Foro general ciencia, medicina, nutrición, salud pública, política

Moderador: Fisio

Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6552
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: Madrid
Contactar:

Lun, 17 Dic 2018, 10:25

Imagen

Historia General de las Drogas. Antonio Escohotado.

El título no hace justicia a las 1500 páginas de una obra que es historia pura de la humanidad. Al hablar de droga, la gente piensa en una sustancia mala. Pero el asunto de las drogas es una historia moral, legal, médica, económica, militar, política, sociológica, cultural, etc. La sustancia no es el problema, como cree la gente que no ha sido traida a este mundo para pensar. Historia General de las Drogas bien podría llamarse Historia de la mayor mentira jamás contada a la sociedad. O como policías, médicos y políticos se reparten el control de una sociedad que no entiende nada de lo que pasa. El individuo ha decidido no saber lo que pasa a su alrededor, y ceder la responsabilidad sobre su educación a políticos, médicos, periodistas y el twitter. Deseo cumplido.

El libro comienza analizando el consumo histórico de drogas en distintas sociedades, en las que las drogas fascinantemente no generaban ningún tipo de delincuencia ni marginalidad. 300 años nos contemplan desde la primera prohibición China, que dio nacimiento a los primeros traficantes. El error seguiría repitiéndose, y por lo visto 300 años de historia no bastan para que la gente entienda que las mafias y la delincuencia son generadas exclusivamente por la ilegalización. En la edad media la persecución de las drogas se plasmó en la persecución de las brujas, dado que fomentaban el paganismo y la herejía. La cruzada contra las drogas fue la misma cruzada que quemó los libros de la historia de la humanidad. Tras la cruzada médica, y un tiempo en el renacimiento fundamentalmente liberal, donde el consumo de opio y laudano se haría sin grandes problemas sociales, llegó la otra gran cruzada: la de la industria farmacéutica y los médicos, que resultaría en la ilegalización. Dado que la mejor medicina existente era el opio, y la gente utilizaba el alcohol para sedarse y dormir, farmacéuticos y médicos iniciaron la guerra para que los herbolarios no lo pudieran vender, y que todo pasase por sus manos, incluido el alcohol que recetaban para dormir. Es decir, control social y poder político. El Estado lograba control sobre las sustancias más consumidas y demandadas por las personas, así como la justificación para su expansión militar en el Pacífico y américa latina, así como controlar la expansion de China impidiendo que pudiera liderar el cultivo de opio. Comenzaba el imperialismo de USA, indisociable de la cruzada "contra" las drogas. Las feministas apoyaban la cruzada, prohibir el alcohol y hasta los cafés que alejaban a sus maridos de casa. Los sindicatos lo apoyaban por xenofobia para perseguir a los chinos ciegos de opio que trabajaban más que ellos. Interesantemente en este inicio de S XX, los mayores consumidores de opio y cocaina eran médicos y boticarios. Y la mayor parte de los adictos eran adictos creados por prescripciones de médicos y boticarios. También se creó la industria de las cárceles, y comenzarían a llenarse de presos, mano de obra barata, cuando no gratuita, para la creciente industria. Después comenzarían las muertes por alcohol de contrabando y aquello incómodo de los Al Capone, Genovese, Gambinos, y los políticos a sueldo de la mafia beneficiándose de la ilegalización, naturalmente.

Es justo decir que una cantidad de médicos importante se resistió a dejar de vender opio. 25.000 médicos y 7.000 farmacéuticos serían encarcelados por administrar fundamentalmente opio y morfina a personas que lo solicitaban. Sin embargo, el totalitarismo médico-político-militar avanzaba imparable, pese que a lo largo del siglo XX seguirían habiendo voces discrepantes. Los agentes de lo que posteriormente serían la DEA rebajaron la presión sobre el uso "médico" de "la" droga a cambio de declaraciones de la American Medical Association en las que hablaban de drogas como productos demoníacos. Mientras el estado prohibía las drogas, las administraba a los soldados, fundamentalmente anfetamina, y posteriormente heroína e incluso anabolizantes. Posteriormente sucedería lo mismo con el dopaje deportivo, aunque Escohota no se mete aquí. La hipocresía es el estado natural en lo que respecta a las drogas, los gobiernos, los médicos, los policías y a dia de hoy hasta las asociaciones "contra" la droga.

Uno tras otro, científicos del propio gobierno, políticos, profesores de universidades como Harvard, y todos aquellos cargos importantes que se oponian a la barbarie de la cruzada contra las drogas, iban siendo depurados. La historia de la medicina y la ciencia es la historia de las depuraciones de los científicos que no son genuflexos a la maquinaria autoritaria y propagandística farmacéutica. Como es de rigor con acusaciones de pervertir la moral desde Sócrates y la quema de libros de la Santa Inquisición, las acusaciones de pervertir la moral fueron desfilando. Leary de Harvard, Marcuse de Boston, etc. La medicina es disciplina de genuflexos con la autoridad.

En los 60s y 70s, con la contracultura y la oposición a la guerra de Vietnam, luchar “contra las drogas” era el disfraz perfecto para luchar contra las personas que se oponían a la guerra, al autoritarismo estatal, a la violencia policial y al imperialismo americano. La marihuana ponía en bandeja acusarles de delincuentes y viciosos, cuando no de comunistas y antiamericanos. Llega a ser llamativo como el presidente Kennedy cuestiona a la FDA la decisión de ilegalizar el LSD. “Como puede ser que un fármaco beneficioso hace 6 meses sea ahora tan malo?”. Lo curioso es que la mujer de Kennedy había sido tratada con LSD por un psiquiatra, satisfactoriamente según declaró en persona. Por supuesto, un ejército de millares de funcionarios, jueces, políticos, policías, servicios secretos se habían convertido en asalariados estómagos agradecidos a costa de la industria en la que se había convertido la cruzada antidroga. Se prohibia una sustancia con una toxicidad bajísima como el cannabis y el LSD, mientras las farmacéuticas vendían píldoras de anfetaminas combinadas con barbitúricos, pentotal, tranquilizantes mayores y sustancias con una toxicidad y abstinencia incomparablemente mayor. Se calcula que el 25% de las mujeres en Inglaterra dormían con barbitúricos, mientras se señalaba al hippie que fumaba un porro, porque representaba un peligro ideológico para el status quo farmacrático y político-militar. Solo gente muy ingenua cree que "la" droga es dañina y lo que receta un médicos "terapéutico". Esto solo lo cree alguien que no sabe nada de psicofarmacología. El delirio de las personas controladoras a lo largo de la historia de la humanidad, disfrazadas bajo distintos grupos como médicos, políticos, pero también sindicalistas y feministas que querían hasta cerrar los cafés que degeneraban a los hombres. El delirio llegó hasta el punto de que el consumo de café llegó a ser condenado con amputaciones en algunos paises, y el opio con pena de muerte. Por el bien de la población, naturalmente.

Especialmente divertida la nomenclatura. Tanto en La Haya como en Ginebra, no había definición de droga, salvo la de aquella sustancia que se quería ilegalizar. Y se quería ilegalizar porque droga era lo que producia adicción. Pero desafortunadamente, tampoco había definición de adicción para poder determinar cuales eran las sustancias adictivas que se querían perseguir. Así que no había definición que sirviera para justificar aquella sustancia llamada droga que producía aquello llamado adicción. Y tampoco se sabía que era aquello de narcótico, que en España lse llamaba estupefaciente. Así que se propuso hablar sencillamente de drogas lícitas e ilícitas. Por supuesto las drogas ilícitas eran las que producian adicción, y por fin en 1937 ya se logró definir como una dependencia física con hábito y tolerancia. En 1958 el 75% de los adictos de Noruega y Suecia lo eran a los barbitúricos. Así que ahora solo existía el pequeño problema de explicarle a la población por que barbitúricos y alcohol no eran "estupefacientes". Por otro lado, el problema de incluir sustancias que no generan este problema como el LSD. Se necesitaba una buena dosis de postmodernismo científicopolicial para tratar de maquillar semánticamente un asunto que no había por donde cogerlo. Al fin y al cabo, intentaron envenenar animales inyectándoles cantidades astronómicas de canabis en vena, pero aparte de una larga siesta, no había manera de que los animales se muriesen para poder llevarlo al telediario. Investigaciones gubernamentales que apuntaban a la seguridad de todas estas drogas se ocultaron.

Sobre Historia General de las Drogas solo se puede decir que es un tesoro, un libro que hay que leer en la vida para saber el mundo en el que vives. Porque, insisto, no es una historia de la sustancia, es una historia de la humanidad. Hay tres advertencias dignas de mención con el libro.

El primero es que la lectura es densa. Escohota no es el más pedagógico de los autores y siempre da conceptos por sabidos que merecerían una breve contextualización. Aunque es una lectura a mi juicio más accesible que Los Enemigos del Comercio, no es para personas que leen el último libro de nutricionista de patito de goma en la portada. Son 1500 páginas de historia escrita por un filósofo con un uso complejo del lenguaje. Algunos parrafos pueden hacerte entrar en cetosis.

El segundo es que sales desesperanzado. Por lo fácil que es engañar a la población durante tantos siglos, a pesar de tanta información disponible… que a nadie le interesa. Los sanitarios no son menos, probablemente los peores de todos. ¿Que sabe un médico sobre drogas? Lo mismo que sobre nutrición, lo que ha escuchado por la tele. Lo que ha llegado a nuestros días es que hay una sustancia mala (“la” droga) que el gobierno ha prohibido por una motivación de salud pública, unos señores malos que venden la sustancia, y unos policias buenos que van detrás de ellos. No se puede ser más pardillo. Si la raza humana está condenada a no escapar nunca de los intereses oscuros de gobiernos y corporaciones es en gran parte es por esta inmensa masa social de gente ingenua de baba. Los tiburones no podrían gobernar sin la complicidad involuntaria de gente que no entiende nada de lo que pasa. Como decía el senador Volstead en 1920, con la ilegalización de las drogas "los barrios bajos serán cosa del pasado, las cárceles quedarán vacías”. Luego como sabemos, con la ilegalización se convertiría en el país con más adictos, yonkis, consumidores de fármacos, presos, criminales, tiroteos y vagabundos del mundo. La gente sigue sin entenderlo. Es más fácil repetir lo que dice la tele que estudiar historia. Por lo demás, no había problemas de yonkis, delincuencia, mafias ni atracos hasta la ilegalización. Nada ha matado más gente que la ilegalización y los fármacos científicos recetados por los médicos.

Por último: leyendo el libro dan unas ganas de experimentar y entregarse a las voluptuosidades orgiásticas con algunas compañeras de viaje desnudas...

10/10
LeonelDFit
Mensajes: 101
Registrado: Vie, 30 Oct 2015, 14:02

Jue, 20 Dic 2018, 14:47

Fisio escribió:Imagen

7.5/10

Lo compré harán dos años y recién estos días pude empezar a leerlo. Lo terminé ayer.
Me gustó mucho como libro divulgativo. No da vueltas con historias que no llevan a ningún lado. No tiene relleno innecesario (300 páginas).
No es un libro de neurociencias por lo que no profundiza prácticamente nada en anatomía ni procesos. Es como dice Fisio, un puntapie inicial para leer mas sobre conducta y autocontrol.

Como libro para pasar el rato me pareció 9/10. Jamás me pareció aburrido ni monótono leerlo, cosa que me parece muy valorable.


Tenía pensando comprar los siguientes títulos para seguir en la temática:
-El cerebro ético
-Quién manda aquí?
-Lo que el cerebro nos dice
-El cerebro ejecutivo

Pero el peso argentino se devaluó muchísimo y está caro traer libros de afuera. Tendré que esperar un poco mas.
ZeRaTuL
Mensajes: 2063
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mié, 26 Dic 2018, 18:16

Mira Fisio tu compi:
https://www.elconfidencial.com/cultura/ ... ta_1722250

Enlace con recomendación de libro ("La inevitabilidad del patriarcado" + entrevista):
https://ilevolucionista.blogspot.com/20 ... rcado.html

Entrada de 1 mes antes dedicada al libro:
https://evolucionyneurociencias.blogspo ... es-la.html

"Esta entrada es un resumen del libro Why Men rule. A Theory of male dominance, de Steven Goldberg. Se trata de un libro de 1992 que es una continuación y ampliación de un libro anterior, The Inevitability of Patriarchy, del año 1973. La Inevitabilidad del Patriarcado estuvo durante una década en el libro Guinness de los records como el libro finalmente publicado que había sido más rechazado por los editores. Sufrió 69 rechazos procedentes de 55 editores. En Why Men Rule, Goldberg vuelve a explicar su teoría y contesta a las críticas recibidas. En una frase, lo que Goldberg plantea es que todas las sociedades que han existido y existen han sido patriarcales, que no ha existido nunca el matriarcado, y que esto se debe a diferencias neuroendocrinológicas entre hombres y mujeres"
charlyz
Mensajes: 1162
Registrado: Jue, 19 Sep 2013, 13:46

Vie, 28 Dic 2018, 20:49

Alguien se ha leído el varon domado ?¿ Podría ser uno de los pocos libros que me apetecería leer ahora mismo .
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6552
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: Madrid
Contactar:

Vie, 28 Dic 2018, 21:16

ZeRaTuL escribió:

"Esta entrada es un resumen del libro Why Men rule. A Theory of male dominance, de Steven Goldberg. Se trata de un libro de 1992 que es una continuación y ampliación de un libro anterior, The Inevitability of Patriarchy, del año 1973. La Inevitabilidad del Patriarcado estuvo durante una década en el libro Guinness de los records como el libro finalmente publicado que había sido más rechazado por los editores. Sufrió 69 rechazos procedentes de 55 editores. En Why Men Rule, Goldberg vuelve a explicar su teoría y contesta a las críticas recibidas. En una frase, lo que Goldberg plantea es que todas las sociedades que han existido y existen han sido patriarcales, que no ha existido nunca el matriarcado, y que esto se debe a diferencias neuroendocrinológicas entre hombres y mujeres"
Lo divertido es que el feminismo en sí es exactamente la respuesta esperable femenina reclamando atenciones y recursos de los demás, que es lo que predice la biología evolutiva. No usan un análisis sisntemático de datos, sino un discurso emocional, consistente con su psicología más empática (con el lado bueno y el lado oscuro de la empatía). Lo que sorprendería es que el feminismo hiciera un análisis sistemático de datos, pidiera responsabilidad individual, competitividad y meritocracia, que sería una respuesta más masculina. Por eso les gusta hablar de cuantas mujeres directivas hay, pero no les gusta hablar de cuantas mujeres abren una empresa. La mujer no quiere tener responsabilidad, ni asumir riesgos, ni quiere meritocracia, sino recibir recursos de la sociedad, consistente con su mayor afinidad hacia el locus de control externo. En el hombre el locus de control es más interno, aparte de tener mayor necesidad de logro, puntuar más alto en psicopatía, sistematicidad, obsesividad, dominancia, tolerancia al riesgo, narcisismo, interés por el status, interés por el dinero, y tener más variabilidad en rasgos como el CI (mayor número de genios y de baja capacidad), etc. Las diferencias acumuladas son grandes cuando se suman todos estos fenotipos, y esto es insalvable. Como muchas no pueden competir, echan la culpa al patriarcado, y con eso se consuelan.
ZeRaTuL
Mensajes: 2063
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Sab, 29 Dic 2018, 07:19

Pues con este titular contestamos las quejas que dices que erigen:
https://cronicaglobal.elespanol.com/vid ... 7_102.html (El patriarcado no es capaz de explicar todas las desigualdades).

Y su libro es "Nuestra herencia animal" aunque no lo encuentro para comprarlo.
paco tanaka
Mensajes: 156
Registrado: Lun, 01 Sep 2014, 23:37

Sab, 29 Dic 2018, 09:22

ZeRaTuL escribió:Y su libro es "Nuestra herencia animal" aunque no lo encuentro para comprarlo.
Se compra vía web de El País --el número 43.
ZeRaTuL
Mensajes: 2063
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Sab, 29 Dic 2018, 10:59

Gracias Paco.

Defender las causas que son atacadas por la turba moral es siempre un follón. La aproximación de Marta no me convence de forma absolutista (pero es mejor que casi todo lo demás) y dar pasta a El País me sienta mal no peor. Pero bueno la ética es la ética.

Lo que la gente no entiende con los bulling digitales es que me obliga a defender y comprar cosas con las que en algunas partes difiero a niveles estratosféricos pero tengo que apoyar a quien intentan silenciar de forma activa (apoyo físico y monetario, difusión etc...). Si alguien ataca a gente profesora de mi universidad por redes de forma tortillera tendré que defender a esas personas aunque las odio desde lo más profundo de mi ser. No entienden que con sus actividades me hacen posicionarme a favor de alguien con quien estoy en contra. Su enfado provoca más enfado (efectos de segundo orden) por tener que aplicar la ética a quien su comportamiento ante (o relacionado con) la persona que la / lo defiende fue muy mejorable en su día.

Irónicamente es más fácil debatir con argumentos (mejores / peores) que con escraches. Pero bueno a "x" o "y" acciones se combaten con "z" y "h" respuestas. La del intento de silenciamiento es fácil y típica "de libro" (lo mismo con Peter que con Marta que con Beatriz sobre el hype de los antineoplásicos y su gasto inmenso público para muy poco aumento de esperanza de vida condicionada a la enfermedad...). Es fácil porque su aplicación es fácil, simple, contextualizada y binaria (moralizadora: nosotros / as v.s. él / ella / las otras personas).
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6552
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: Madrid
Contactar:

Lun, 31 Dic 2018, 13:58

Imagen

Como regalo de fin de año, un libro de 10. Self Comes to Mind del neurólogo Antonio Damasio. Tanto la vida, como la conducta, como el aprendizaje, la inteligencia, la mente o la comunicación existen antes que la consciencia, lo que implica que no es necesaria para la vida, ni para la conducta adaptativa o para tomar decisiones. La consciencia es un concepto escurridizo que pocos autores logran abordar con solvencia. Damasio lo hace de forma magistral, alejado de las definiciones planas de la neurociencia, en un contexto evolutivo y clínicamente relevante. La consciencia no es un fenómeno de todo o nada, sino que existe en distintos niveles del sistema nervioso. Evolucionó con el resto de sistemas neurológicos, permitiendo probablemente anticipar respuestas de forma progresiva, hasta llegar a la consciencia humana relacionada con la red por defecto, y con ella la capacidad de recordar el pasado autobiográficamente y viajar a un futuro simbólico inexistente manteniendo una identidad. La consciencia nos permite sobre todo anticipar, ir más allá de la experiencia próxima, y por tanto, adaptarnos con ventaja a los acontecimientos potenciales. Los animales tienen una consciencia más ligada a la experiencia perceptual, con algún grado de abstracción, pero con una menor capacidad de ligarlo a un sentido propositivo hacia el futuro. Los distintos mapas que se modifican con cada experiencia se van actualizando, generando copias eferentes en feedforward. Las emociones, o lo que LeDoux llama circuitos de supervivencia, evolucionaron a sentimientos y finalmente se integraron en una consciencia longitudinal autobiográfica. La consciencia va ligada a los sentimientos, y los sentimientos a los mapas propioceptivos, exteroceptivos e interoceptivos que se van sucediendo a lo largo de la vida. Estoy convencido de que gran parte de la psicopatología consiste en el sobreaprendizaje de copias eferentes que funcionan de forma anterógrada. La evolución de la consciencia parte de un protoself, hacia un self núcleo, hasta el self autobiográfico propiamente humano. Por tanto la consciencia no es una categoría, sino una adaptación progresiva que solo puede entenderse en un marco dinámico.

Antonio Damasio es un autor inspirado por el trabajo de uno de los primeros grandes genios de la psicología, William James. A su vez, la influencia de Damasio puede apreciarse claramente en el trabajo de gente como Arturo Goicoechea, y desde luego en mi forma de entender no solo el dolor, sino la depresión, la ansiedad y otros aprendizajes desadaptativos. Self Comes to Mind no es un libro que recomendaría como una primera lectura a personas que no tengan una buena base en psicología. Para personas con cierto conocimiento neurológico y psicológico, es un libro que permite entender un concepto elusivo que la mayor parte de libros y apuntes sobre el tema no consiguen formular más allá de las aproximaciones superficiales académicas sobre "reverberación talamocortical" y "flexibilización de la conducta". Damasio, aparte de tener skin in the game (trabaja estudiando pacientes con daño cerebral), logra describir la consciencia con una elegancia fuera del alcance de la mayoría de los académicos.

10/10
Responder